Por más que la gente retrógrada y machista diga lo contrario, el sexo anal se practica desde hace siglos, de hecho, podríamos decir que desde que éramos primates, ya que está comprobado que el instinto de “penetrar por atrás” es inherente en muchos seres vivos.

Sin duda, se trata de una de las experiencias que tienes que probar antes de morir. No importa si eres hombre o mujer, en el ano hay millones de terminales nerviosas listas para darte placer. Deja la duda y pon mucha atención porque a continuación te voy a dar los mejores consejos para entrar o dejar entrar por la puerta trasera a tu pareja, todo de forma 100% limpia y segura.

  1. Usa condón

No hay nada más efectivo para prevenir cualquier tipo de accidente que utilizar condón. La verdad es que no importa si tienes sexo por enfrente o por otras, un condón evitará el contacto entre fluidos y por ende cualquier tipo de contaminación.

  1. Usa lubricante

Algunas veces las paredes del ano se resecan, lo que vuelve la experiencia dolorosa, por eso lo mejor es utilizar algún tipo de lubricante. Además de lograr que todo resbale, podrás agregar toques aromáticos que neutralizarán cualquier mal olor.

  1. Si vas a recibir, prepárate previamente

Si te da ansiedad saber lo que sentirás cuando te penetren, practica con anticipación. Puedes comprarte el dildo que más te guste, incluso con forma parecida al miembro de tu pareja, para que con él vayas midiendo tu resistencia.

Ahora que, si lo que te preocupa es que la situación no se vuelva desagradable por los residuos fecales, dos o tres días antes incluye en tu alimentación frutas y verduras, o bien, ve a la farmacia por un enema, llénalo de agua y durante la ducha introducírtelo para lavar las paredes intestinales.

  1. Si vas a dar, prepara a tu pareja previamente

No todas las parejas acceden a tener sexo por la retaguardia, así que si eres un afortunad@, tómate el tiempo para procurar su placer. Actualmente existen lubricantes anales, especialmente hechos para relajar las paredes y hasta para realizar “besos negros” llenos de ricos sabores.

  1. Haz diferentes posiciones

La penetración anal, al igual que la vaginal, puede hacerse de mil maneras. Así que, durante el acto prueba diferentes posiciones, tomando en cuenta tanto tu sensibilidad como la forma del pene de tu pareja. Si contemplan ambas cosas, podrán encontrar la mejor forma para llegar juntos al orgasmo.

Recuerda que el Punto P de los hombres se encuentra en el ano, mismo que al ser estimulado puede provocar un orgasmo súper intenso, no obstante, las mujeres también pueden llegar al orgasmo mediante la penetración anal, ya que, como lo indiqué, existen ahí miles de nervios que producen placer.

¡Ya lo ves, no hay pretexto para no internarlo por lo menos una vez en la vida! No olvides que en Consuelo Shop encontrarás todo lo necesario para que esta experiencia sea inolvidable. ¡Contáctanos!

Más sobre Consuelo Shop

(0)

Sin duda, eyacular es un acto divino, de hecho, el refrán popular reza que un orgasmo es igual a una “muerte chiquita”. Muchas veces nos masturbamos y eyaculamos por el simple hecho de tener seis segundos de placer, sin embargo, cada día más personas buscan la forma de que esos segundos se conviertan en los más divertidos y placenteros del planeta.

Es por eso que esta semana, mis queridos pacientes, les daré un par de tips para eyacular en su pareja sin la necesidad de penetrarla. Tal vez quieran evitar un embarazo o el contagio de alguna enfermedad venérea, o simplemente experimentar cosas nuevas, así que pongan mucha atención porque podrían estar dándole un vuelco positivo a toda su vida.

  1. PÓNGANSE DE ACUERDO

Ya sea semen o flujo vaginal (del que estaré hablando próximamente), se trata de sustancias viscosas, pegajosas y de olor peculiar, por lo que antes de “venirte” sobre el cuerpo de pareja, ¡pónganse de acuerdo! ¿Seguros que ambos quieren? Esa es la primera pregunta a resolver. No se vale tomar decisiones por el otro, o suponer que a la otra persona le va gustar, así que antes de llevar a cabo el acto, propónganlo, y de aceptar mutuamente, prepárense para ello.

  1. ESCOJAN UN LUGAR

Ambos dijeron que sí, ahora escojan un lugar de su cuerpo en lo que caerá el “líquido vital”. Es importante que ambos estén de acuerdo dónde, porque ¡imagínate que “se los echas en la cara” y ella o él tienen la piel hipersensible! Eso sería, sin duda, un total fracaso.

Por eso es importante elegir un punto del cuerpo. Quizá tu pareja prefiere que te vengas sobre su espalda, senos o abdomen, en lugar de que eyacules sobre su boca o sus nalgas. ¡O tal vez eso es lo que quiere, sentir todos sus fluidos sobre las zonas más sensibles! Por eso, es vital que escojan el lugar entre los dos.

  1. PREPÁRENSE PARA EL AFTER

Ten siempre presente que no todo es “coger por coger”. A muchas personas les encanta que su pareja sea romántica y que en la cama muestren la mayor atención y disposición posible. Así que no sean tan primitivos y conviertan el momento en algo mágico.

No sólo comiences a masturbarte y le digas “ahí te van”. Acondiciona el lugar y antes de empezar consiente a tu pareja, dale un masajito, bésala, hazle saber que es importante para ti y que la deseas con tantas ganas que no importa si la penetras o no, pues su cuerpo por si solo logra llevarte al orgasmo.

Una vez que hayas eyaculado, ayuda a tu pareja a limpiarse, pues no es nada grato andar pegajoso, a menos que sus fluidos te parezcan de lo más excitante. Si no es el caso, tómate unos minutos para agradecer, de alguna manera, que la otra persona te ayudó a satisfacer tus instintos naturales.

  1. POTENCIALICEN LA EXPERIENCIA

Como te dije, no todo se trata de venirse y ya. Lleva la experiencia a otro nivel con todos los productos disponibles en Consuelo Shop. Supongamos que tu pareja te excita tanto, que no puedes aguantar mucho tiempo sin venirte; para eso contamos con prolongadores y retardantes masculinos que harán que tus erecciones sean mucho más firmes y dures más tiempo sin venirte. ¡Imagínate todas las “locuras” que podrías hacer antes de eyacular sobre su cuerpo!

Ahora, para el caso de las mujeres, contamos con vigorizantes que harán sus zonas erógenas mucho más sensibles, lo que sin duda hará del acto un hecho inolvidable. Finalmente, te recomiendo que aumentes la fantasía con nuestra línea de lencería para hombre y mujer que le darán un toque sexy y perverso a la relación.

¡Ojalá lo disfrutes y me cuentes qué tal te fue!

Hasta la próxima.

 

Más consejos de la Doctora Consuelo

(1)

Sin duda, la sexualidad es uno de los aspectos más importantes de nuestra vida, ya que está basada en los instintos, define nuestra personalidad y nos comunica con el mundo.

Sin embargo, con el vertiginoso desarrollo de la tecnología, las relaciones de pareja y el sexo son temas que volvemos a cuestionarnos. Por fortuna, han surgido nuevos estudios que buscan diferenciar las cosas, y a la par, nuevas empresas dispuestas a que nos demos cuenta de ello.

Si tu sexualidad ha pasado a cuarto plano, se notará, y si no haces nada para remediarlo, te costará. Así que pon mucha atención, porque Consuelo Shop te ayudará a tomar cartas en el asunto si es que presentas alguna de las siguientes señales de una vida sexual miserable.

  1. No llegas al orgasmo: El único que logra terminar es tu pareja, pero tú casi ni lo intentas… Durante el sexo eres capaz de ponerte en modo automático y reactivarte cuando acaba. Te distraes con todo menos con el cuerpo de la otra persona y hasta puedes llegar a sentirte sucio física y moralmente.

Solución: Intenta nuevas cosas como utilizar lencería, saborear mentas antes del sexo oral o inclusive probar el Rush, un popper que al inhalarlo aumenta la libido y relaja la zona genital. Utilizar este tipo de complementos durante tus relaciones sexuales podría estimular más tu deseo sexual y ayudarte a alcanzar el orgasmo.

  1. Sólo lo haces de una manera: Ocupas sólo un orificio de tu cuerpo y lo haces en una sola posición. No sueles pensar en el placer de tu pareja ya sea por timidez, apatía o hueva… No sales de tu zona de confort.

Solución: Primero que nada, experimenta tu sexualidad contigo mismo. Si eres hombre, utiliza masturbadores en forma de vagina o ano, para que con ellos practiques posiciones y ritmos, estimules la fantasía y te quites la pena. Si eres mujer, inicia utilizando mini-vibradores para que poco a poco conozcas las zonas de tu cuerpo más sensibles y logres comunicárselo a tu pareja.

  1. Piensas en otras personas: Durante el sexo, tienes que pensar en alguien más para excitarte. La mayoría de las personas lo han hecho, pero utilizar este recurso constantemente es una clara señal de que algo anda mal. Fantasear está en la naturaleza del ser humano, pero vivir en la fantasía no.

Solución: ¡Juega con tu pareja a ser alguien más! Utilicen lencería o disfraces que sean provocativos para los dos. Muchas parejas tienen una fijación con el látex, por lo que disfrazarse de superhéroes como Spiderman o Gatúbela les resulta muy excitante. Con todo, nunca permitas que la ficción supere a la realidad.

  1. Tienes sexo con muchas personas: Suena a una vida sexual fantástica, pero tiene su lado oscuro… Vas día tras día conquistando amores fugases para satisfacer tus deseos carnales, pero hasta ahí. Presumes de un buen rendimiento, pero en realidad, quizá lo único que estés haciendo es llenar un vació cuya solución nada tiene que ver con sexo.

Solución: ¡Protégete! Lleva contigo siempre un par de condones ya sean texturizados, fosforescentes o de sabores, pero mantente seguro. A la par, aprende a diferenciar las experiencias que te causan emociones negativas y positivas, para que siempre hagas las cosas por convicción y no por aburrimiento.

  1. Te enfermas muy seguido: Es al mismo tiempo consecuencia y causa de una precaria actividad sexual, ya que cuando tienes cuerpo cortado, dolor de cabeza o agotamiento, casi lo último que quieres tener es sexo.

Solución: Cuando te sientas bien, aprovecha y desintoxícate de forma natural teniendo sexo, esto te ayudará a ejercitarte, sudar y mejorar tu estado de ánimo. Si de plano la calentura no te baja, prueba utilizar geles lubricantes con efectos de frío o calor, ideal para jugar con las temperaturas del cuerpo.

  1. Disfunción eréctil: El pene es un músculo, y como todo músculo tiene que ejercitarse para funcionar correctamente. Si llevas un buen tiempo sin actividad sexual, puede suceder que te cueste mantener una erección o que simplemente que no puedas conseguirla.

Solución: ¡Hora de ejercitarse! Con paciencia y esfuerzo puedes reactivar nuevamente todos los músculos de tu cuerpo. Sin embargo, se vale echar mano de vigorizantes o potenciadores sexuales que te ayuden a mantener tus erecciones firmes y por más tiempo. No se trata de sustituir tu masculinidad, sino de reforzarla.

Como verás, existen varias situaciones que reflejan una vida sexual precaria y en el peor de los casos nula, no obstante, también son diversas las soluciones que existen para remediarlo.

No olvides que en Consuelo Shop encontrarás todo lo necesario para mejorar la calidad de tu vida sexual y descubrir nuevas facetas de tu personalidad. Acércate con nosotros para resolver todas tus dudas sobre el placer íntimo y cómo disfrutarlo al máximo.

Ya no existen pretextos para que no tomes las riendas de tu cuerpo y definas lo que te gusta sin importar lo que piensen los demás.

Más sobre Consuelo Shop

(0)
Loading...